Inbound Recruitment: atrae y recluta en piloto automático

Imagina que cuentas con una maquinaria capaz de funcionar de forma compenetrada y estructurada para encontrar y atraer a la persona idónea para tu empresa, ahorrando tiempo y costes durante la fase de reclutamiento. Sería una gran solución, ¿verdad? Pues deberías saber que ya es una realidad gracias al Inbound Recruitment.

La expresión «maquinaria» es una metáfora que hemos usado para que entiendas inicialmente cómo se desarrolla el proceso, pero la clave del Inbound Recruitment es que combina las nuevas posibilidades de la tecnología, mediante la conexión continua y las redes sociales, con el factor humano de aquellas personas que ya forman parte de la entidad. Eso significa que las empresas han dejado de ser pasivas y esperar simplemente a que los candidatos y candidatas se inscriban a sus ofertas de empleo. Ahora, la iniciativa también depende de las organizaciones, mediante un plan donde se fomente el sentimiento de pertenencia.

Claro está, el éxito de este método del que hablamos depende de los medios en los que la empresa y sus miembros se desenvuelvan, además de la promoción de la cultura de empresa como valor para su imagen corporativa. Vamos a explicar con más detalles qué es el Inbound Recruitment y los pasos para que realmente conlleve resultados.

¿Qué es el Inbound Recruitment?

Se trata de una de las metodologías de reclutamiento laboral más innovadoras, donde se desarrollan técnicas propias del Marketing Online para cautivar al talento y convencerlo de que tu empresa es la mejor propuesta para desarrollar una carrera profesional. Fruto de esta estrategia, los candidatos y candidatas se ofrecerán para formar parte de la entidad, existan vacantes o no.

Para conseguir su objetivo, el Inbound Recruitment se sirve de varios elementos y acciones:

  • El Employer Branding, donde los empleados y empleadas expresan en redes y otros canales su satisfacción dentro de la empresa.
  • Las redes sociales corporativas, para contar a todo el mundo cómo se trabaja en la empresa, el día a día y los casos de éxito.
  • No basta con publicar la oferta de empleo y esperar. En este caso, un buen recurso sería que tanto la empresa como sus miembros compartan en redes sociales el anuncio de la vacante. La difusión de la misma atraerá más solicitudes
  • Mantener la fluidez en la comunicación con los candidatos y candidatas, asegurando el feedback en todo momento.

Ventajas del Inbound Recruitment

Continuando con la presentación de esta técnica de reclutamiento, no podemos dejar pasar los beneficios que supone para toda empresa:

  • Ahorro de costes, pues se evita en buena parte la promoción pagada en portales de empleo, por ejemplo.
  • También se ahorra el tiempo, ya que las personas candidatas habrán sido seducidas desde el inicio y eso agilizará el proceso de selección.
  • Por otro lado, la estrategia de difusión pública de la entidad hará que quienes opten a los puestos disponibles sabrán inicialmente si encajarían o no.
  • Es otra fórmula para promover tu imagen corporativa, ya que quienes opten al puesto recomendarán tu empresa gracias al buen trato recibido durante la selección.

Pasos para que la estrategia de Inbound Recruitment sea efectiva

Ahora que ya sabes en qué consiste el Inbound Recruitment, vamos a ver cómo se desarrolla correctamente una estrategia de este tipo. En total, encontramos cuatro fases que se suceden una detrás de otra según el tipo de acciones desarrolladas.

Atracción

Llama la atención del futuro talento empresarial, presentando tu cultura empresarial en aquellos medios donde se encuentren los perfiles que necesitas. La fase de atracción se centra en los portales de empleo e incluso páginas específicas en tu web donde se puedan inscribir los candidatos y candidatas. El otro punto fuerte recae en las redes sociales, donde se mueve un amplio mercado de personas buscando ofertas de empleo.

Conversión

Ya has llamado la atención, ahora toca convertir a los futuros miembros de tu equipo de trabajo. En este punto debes mostrar total transparencia a la hora de contar qué funciones desempeñarían y los recursos para lograrlo, de igual forma para contar las condiciones del puesto.

En otro orden de cosas, hay que garantizar vías sencillas para la inscripción a las ofertas de empleo, como formularios, accesos directos y su correspondiente versión para móviles. Este último dato es crucial, pues la mayoría de personas usan este dispositivos para buscar trabajo.

Contratación

Esta tercera fase se basa en la inmediatez, pues podrías perder a tu futuro talento en el último momento por alargar los plazos. Mantén la comunicación en todo momento, atendiendo las dudas y consultas de los candidatos y candidatas.

Una solución que facilitaría este punto sería el uso de un software de Recursos Humanos para gestionar el contacto, las pruebas de acceso, el proceso de contratación y el correspondiente plan de desarrollo.

Conquista

Tras la contratación, debes seguir promoviendo tu marca empresarial entre los nuevos miembros. Termina de enamorarlos cuidando su incorporación y adaptación a la empresa para que se unan a tu estrategia de Employer Branding. Ellos y ellas serán los mejores representantes de la entidad.

Para que te resulte más fácil esta última fase, te recomendamos poner en marcha un Plan de Acogida. Una primera impresión positiva repercutirá en el rendimiento futuro de las nuevas incorporaciones.

Artículos recomendados

Escribe aquí tu opinión

cómo hacer un plan de acogida