¿Conoces qué tipos de liderazgo RRHH existen?

Independientemente del tipo de estructura organizativa de una empresa, es evidente que existen cargos y puestos debidamente diferenciados que sientan las bases de las tareas  y responsabilidades de cada una de las personas que forman parte de la organización y que, además, aseguran el correcto funcionamiento de la actividad empresarial desempeñada. Los modelos pueden ser diferentes, con estructuras más o menos centralizadas. Lo que sí parece claro es que, aquellas personas que ocupan puestos directivos o son responsables de algún departamento, desempeñan un papel importante dentro de la empresa y en su mano, recaen decisiones que pueden tener una gran influencia en el futuro de la misma. Asimismo, tienen un señalado rol de representación, son los encargados de poner en marcha nuevas estrategias, aportar innovación en su área y medir los resultados alcanzados para catalogar de éxito o fracaso las acciones puestas en marchas. Pero más allá de este aspecto funcional, las personas que ocupan un puesto de responsabilidad, también deben ser líderes. Un ejemplo y modelo a seguir por otros miembros de su equipo.

El estilo de liderazgo a seguir, es una cuestión estrechamente relacionada con las propias características innatas de la persona y, por otro lado, con el estilo organizacional que sirve de marco estructural en la empresa. Esto es extrapolable al departamento de Recursos Humanos, donde responsables y directivos/as, deben ser también buenos líderes en su área y en relación al resto de divisiones que formen la organización. Si bien no existe un modelo único y válido para todos, podemos establecer algunos tipos de liderazgo RRHH concretos.

 

El liderazgo es el arte de brindar a las personas una plataforma para difundir ideas que funcionen. (Seth Godin)

Tipos de liderazgos RRHH más habituales

Los métodos o fórmulas de liderazgo han ido evolucionando a la misma vez que lo han hecho las empresas y, sobre todo, a la par que han evolucionado las personas. Las convicciones actuales y la manera en la que concebimos la vida en estos momentos, difiere mucho de la que podía existir años atrás. Esto supone una nueva filosofía y concepción de la vida en sociedad y por tanto, de las relaciones personales a todos los niveles. Entre ellos, las laborales. Y, concretamente, las que pueden darse entre responsables y miembros del equipo de trabajo.

Partiendo de estas premisas, podríamos resumir en varios, los tipos de liderazgos RRHH más frecuentes:

  • Liderazgo democrático

Se trata de uno de los estilos más frecuentes y tiene como finalidad principal, promover la participación de todo el equipo. Las decisiones, aunque en última instancia las toma el líder, son consensuadas por la mayoría o se tienen en cuenta.

Es un modelo en el que se promueve el diálogo, la cohesión entre las personas que componen el equipo y buscan que participen durante todo el proceso de toma de decisiones.

  • Liderazgo transformacional

Los líderes transformadores son aquellos que, sobre la inspiración continuada de los equipos de trabajo, buscan la transformación o cambio real en el equipo, en pro de mejoras que sean positivas para la compañía.

Habitualmente, en este tipo de liderazgo RRHH se trabaja en base a objetivos y es la persona que ejerce el puesto de líder, quien motiva al resto del equipo para no solo alcanzarlos, sino romper con lo establecido e ir más allá. Esta forma de ejercer el liderazgo es habitual en empresas que se mueven en entornos dinámicos y cambiantes, con una clara mentalidad de crecimiento.

 

 

  • Liderazgo transaccional

Cuestionado en ocasiones por su eficacia real, se basa en la compensación por trabajo realizado. Es decir, se establece una fórmula de pago a cambio de alcanzar las metas definidas.

En este caso, existe una relación más marcada entre líder y trabajador, pero se fomenta la bidireccionalidad. Permite que las personas asuman responsabilidades en sus tareas, a cambio de la obtención de bonificaciones e incentivos.

  • Liderazgo «Laissez-faire»

Con una concepción algo diferente a los casos anteriores, los líderes que se acogen a este tipo de liderazgo suelen ser aquellos que apuestan por la flexibilidad y permiten que sus equipos puedan autogestionarse y organizarse por su propia cuenta.

Son personas que basan sus relaciones con el resto de miembros del equipo, en la confianza y en el buen hacer. Entienden que, si un trabajador ocupa un cargado determinado, es porque cuenta con la suficiente formación, experiencia y capacitación como para ejercerlo sin necesidad de que haya una persona que tenga que supervisar continuamente su trabajo. Si bien, se establecen algunos mecanismos de control y seguimiento menos recurrentes, pero altamente efectivos.

  • Liderazgo autocrático

Aunque son cada vez más las empresas que huyen de estos tipos de liderazgo RRHH, sigue siendo más frecuente incluso de lo considerado. Es un modelo contrario al liderazgo democrático y por tanto, no se tiene en cuenta las opiniones del resto de miembros que forman parte del equipo. La persona que ejerce de líder, es la única responsable de tomar las decisiones sin aportes del equipo y sin necesidad de consultar al resto de empleados o empleadas.

Este modelo se basa en una concepción algo hegemónica y tradicional. De ahí, que las empresas apuesten cada vez menos por este estilo de liderazgo que, en muchas ocasiones, provoca altos índices de salida de personal.

 

 

La tecnología, factor de cambio en el liderazgo RRHH

El nuevo contexto que se ha presentado entre los diferentes tipos de liderazgo RRHH tiene un eje primordial en la transformación digital, que ofrece un importante salto cualitativo. Los nuevos recursos tecnológicos han permitido que los cargos directivos puedan ejercer un nuevo concepto de gestión departamental. Un buen ejemplo de esta materia es lo que conocemos como software de Recursos Humanos y todos aquellos aspectos que aporta en el día a día de la gestión como líder.

Este salto hacia el mundo digital ha abierto la puerta al desarrollo de nuevas capacidades profesionales que permiten la adaptación del líder a los nuevos entornos:

  • Entender la revolución digital y su poder de influencia.
  • Ante los cambios constantes, fruto del I+D+i, accesibilidad a la formación continua.
  • Comprensión a la hora de facilitar los cambios que se deberían introducir paulatinamente.
  • Facilidad comunicativa, llegando a introducir canales online de comunicación interna.

 

Recent Posts

Escribe aquí tu opinión

metodologia scrum