Smart working: todo lo que debes saber sobre esta nueva tendencia​

La pandemia se ha convertido en un hecho histórico que ha cambiado por completo algunos aspectos relacionados con nuestra rutina de trabajo. Con su llegada, tuvimos que que adaptarnos rápidamente a la llamada nueva normalidad y responder en tiempo y forma, a los nuevos requerimientos impuestos por la situación derivada de la crisis sanitaria existente. En un principio, esta situación provocó un gran impacto general en el desempeño profesional de la actividad empresarial y supuso la aplicación de métodos que aseguraran la continuidad de los servicios. Entró entonces en juego un actor hasta el momento secundario y que conocíamos solo de oídas pero que, a partir de aquí, ha supuesto una revolución en muchas empresas que han seguido manteniendo esta forma de trabajo. Hablamos del teletrabajo y de su implementación a todos los niveles.

Trabajar desde casa ahora, es cada vez más habitual. Nos hemos acostumbrado a reuniones online, gestión inteligente de los recursos, implementación de soluciones de trabajo colaborativo, etc. Derivado de todo ello, hemos rescatado corrientes poco conocidas que comparten muchos de los aspectos aplicados por el teletrabajo pero que van un paso más allá. Es el caso del smart working, término estrechamente vinculado y que cuenta con algunas semejanzas, pero que tenemos que definir de una manera adecuada para entender las posibles similitudes y diferencias entre ambos conceptos.

Smart working: la tendencia que ha venido para quedarse

El smart working es un modelo de gestión empresarial que se basa en brindar al trabajador libertad absoluta para realizar sus funciones sin importar el lugar y ofreciendo flexibilidad máxima, una de las grandes premisas del smart working que concibe la posibilidad de llevar la oficina a cualquier lugar respetando siempre la eficiencia y productividad. Asimismo, es esencial facilitar a los trabajadores los materiales necesarios para el adecuado desempeño de sus funciones, siendo el teletrabajo la matriz que fundamenta la estructura organizativa. Sin embargo, depende completamente de la tecnología, con lo que será necesario disponer de una infraestructura idónea para que se pueda llevar a cabo. Es aquí cuando podemos empezar a discernir ciertas discrepancias entre ambos conceptos. Y es que el smart working tiene que cumplir con una serie de características para que pueda ser entendido como tal:

1.El espacio de trabajo

En este fórmula empresarial no es necesario desplazarse al sitio de trabajo. En su lugar, se pueden ejecutar las ocupaciones en un entorno de libre elección, sin depender de un espacio delimitado. Esto permite una gran libertad para desarrollar las actividades, asegurando el bienestar de los empleados en muchos sentidos.

2.Autogestión

Otro de los requisitos fundamentales del smart working tiene que ver con la división de las tareas: todo se segmenta por objetivos. Esto otorga a los empleados la capacidad de definir su propia rutina y el éxito se sostiene en que los objetivos se cumplan, sin otorgar excesivo protagonismo al proceso de gestión de cada una de las acciones necesarias para la consecución y entrega de los diferentes ítems de proyecto. En esencia, se centra en la consecución de los resultados y deja de lado los aspectos organizacionales como el cumplimiento de un determinado horario laboral. Esto último, supone una de las grandes diferencias con el teletrabajo.

Confianza

Es imprescindible que los directivos confíen plenamente en las personas que forman parte de sus equipos de trabajo. Pese a que exista un horario de trabajo orientativo, el empleado es libre de elegir qué hace en cada momento. Debe persistir por tanto, un compromiso y apuesta continuada por la comunicación honesta y por la total confianza en los miembros de la organización.

Formación tecnológica

La tecnología es un factor determinante para que este modelo pueda desarrollarse de forma fluida. Se requiere de total conexión y del empleo de herramientas digitales aplicadas a cada uno de los ámbitos que influyen directamente en la actividad laboral desempeñada por las personas. Aquí, son fundamentales softwares para la gestión de equipos como Team2Go, además de otros recursos destinados a la gestión de proyectos, reuniones de equipo, programas de planificación, etc.

Ventajas e inconvenientes del smart working

En cuanto a las ventajas, el smart working ofrece un importante número de ellas. Precisamente por esto, son cada vez más las empresas que apuestan por esta filosofía de trabajo. Algunos de sus principales beneficios son:

1. Permite una mayor conciliación de la vida laboral y familiar para todas las personas que forman parte de la empresa.
2. Reduce costes estructurales y de infraestructuras.
3. De forma directa, el smart working también contribuye a la sostenibilidad (se eliminan desplazamientos, emisiones de C02, etc).
4. Propicia la diversificación del talento gracias a la posibilidad de contratar a profesionales de cualquier lugar del mundo.
5. Mejora la motivación del trabajador que puede autogestionar su día a día.
6. Genera un aumento de la productividad ya que hablamos de un modelo enfocado meramente a resultados.

Por otro lado, el smart working puede suponer algunos inconvenientes al correr riesgos concretos derivados del propio modelo de gestión. Como destacados, podemos citar los siguientes:
1. Aislamiento del trabajador y falta de cohesión con el resto de los miembros de la organización.
2. No asimilar adecuadamente la filosofía de la empresa y caer en el error de no compartir su visión, derivando en frustración y desentendimiento.
3. Incumplimiento de los objetivos por mala organización de la jornada laboral.
4. Trabajadores que no saben cómo gestionar su día a día y son incapaces de diferenciar entre vida laboral y vida personal.

En cualquier caso, debemos seguir atentos a este nuevo modelo de gestión del trabajo que está siendo adoptado por muchas empresas y que está empezando a evolucionar a pasos agigantados, resolviendo cada vez mejor, los retos a los que se viene enfrentando en los últimos tiempos. Sobre todo, aquellos relacionados con las tecnologías y digitalización de las empresas que quieren aplicar esta filosofía de trabajo.

Recent Posts
gestionar un equipo en remoto